jueves, 17 de julio de 2014

Desvaríos, cuentas pendientes y otras mentiras.

Bueno, como veis llevo mucho sin subir nada al blog porque llevo desde más o menos febrero escribiendo solo en un libro y no aqui de forma pública, sobre todo porque lo que escribo son cartas privadas o desahogos con destinatario que nunca verán la luz. Pero como tenía esto muy muerto y no me gusta eso, he decidido subir algunas que no son privadas ni tienen destinatario (o por lo menos no podeis saber cuál es) y que a mí me gustan bastante (aunque no son de las mejores). Espero que os gusten.

07/03/2014

Enciendo una vela y se apaga. Cierro los ojos y abres mi mente. Intento andar y me doy la vuelta. Agacho la cabeza y sigo levantándola para mirarte de reojo. Apareces en mis sueños y escapas entre niebla y humo. Desapareces entre escarcha y vaho. Alargo las manos y toco aire que lo único que llena son mis pulmones. Tengo que esperar a la noche para volver a verte porque no te tengo más que ahí dentro, porque te fuiste, porque no vas a volver, porque echo de menos todo lo que eras. Como cuando se apaga la última luz de navidad, como cuando el último destello de luz rosada toca la punta de la más alta montaña, como cuando la luna se esconde, como todo eso tú te vas, no por cobardía, si no porque todo tiene final y tú nunca fuiste de principios. 

07/05/2014

A veces crees que estás enamorado, crees que sientes algo muy fuerte por alguien, crees que quieres de verdad a esa persona, pero luego, meses después de que se vaya, años incluso, llega otra persona y cuando la pierdes te das cuenta de que si estabas enamorado de ella, y no de quién creías que lo habías estado anteriormente. Que lo que creías que había sido amor hace dos años no tenía punto de comparación. Que las relaciones que vienen después y hubieron antes ni se acercan a lo que sentiste en aquellos momentos. Que nada se iguala, que sigue permaneciendo como un tatuaje, que su colonia se diferencia entre quinientas distintas, que todo lo que hubo antes es tontería y todo lo que está habiendo después no te ayuda a olvidarlo. Que sigue ahí grabado a fuego, que fue algo verdadero y a la vez fue una farsa. Que te preguntas por qué coño cuesta tanto y la respuesta suena en el vacío.

Pero aparecerá alguien que supere todo y será entonces, solo entonces, cuando me daré cuenta de que no te quería tanto y de que tu colonia la lleva mucha gente.

10/06/2014

Como una colilla mal apagada, como una cuerda con nudos, como un café templado, como un calcetín sin pareja, como encender la lavadora sin ropa, como tener cuentas pendientes y demasiados recuerdos. Como tú y como yo. Como el mal sabor de boca de no arreglar temas pasados y no poder superarlos. Como que siempre serás esa espina clavada que cada vez que veo pasar a mi lado la rozo y se mete hacia dentro.

17/07/2014

El tiempo pasa rápidamente. Las semanas, los meses, las fechas que solías marcar en la agenda ahora simplemente pasan sin que te des cuenta. Los recuerdos, las personas, las experiencias, los momentos. Se va gente, otra permanece y otra simplemente se va a medias, porque quieren irse y porque a la vez no les dejas que lo hagan. Pasan suspiros, lágrimas, besos, locuras, llantos. Pasan meses y personas, y nos quedamos mirando fijamente la vida, cómo juega con nosotros, con nuestra cordura y sentimientos. Nos sentamos a esperar y perdemos trenes, pero encontramos gente tan perdida como nosotros. Hay soledad, compañía, odio, amor. Cada sentimiento se merece un hueco en la vida de cualquier persona. Pero no dejes pasar lo que de verdad quieres a tu lado, porque los cafés se enfrían y los trenes solo paran unos instantes.