Pasen y vean

miércoles, 29 de julio de 2015

Olor a canela y cerveza

Entre calada y calada
escribo una carta
con olor a canela
a canela en rama

una carta llena de poemas
que escribo mientras fumo
y el dia que tú los leas
ya se habrá acabado el humo

te escribo mentiras baratas
te digo que te odio
te escondo las verdades duras
pienso en romper el folio

pienso que no vas a leerlo
que lo tirarás con nuestras fotos
pienso que es tarde para perdones
y aún más para llenar vasos rotos

y agarro la cerveza
doy dos tragos por tu ausencia
cuando noto el sabor amargo
entiendo lo que duele esta tristeza

maquillando un hasta luego,
me despido,
con la miel en los labios del que se va...
sin haberlo conseguido

if you wanna

Si quieres volver, está todo bien, de verdad, no te guardo rencor.
Si decides que quieres pasarte a saludar y lo que surja, no me importa, podemos dejarlo fluir.
Si te levantas con ganas de revivir una noche de desenfreno o simplemente una noche de abrazos y caricias está bien, puedes venir.
Si piensas que vale la pena arriesgar y llamar a mi puerta no te preocupes, la he dejado abierta.
Si tienes miedo de venir y que todo vuelva a ser un caos, si temes descolocar todo lo que he colocado, da igual, mi vida ya es un caos de por sí.
Si quieres canciones, besos, fotos, sonrisas, poesía barata, ron del malo o cualquier otra cosa, puedo conseguirlo todo.
De hecho da el paso, te invito a hacerlo, puedes intentarlo, te prometo que no va a salir ningún "no" de mi boca.
Ven cuando te apetezca, entra, como si estuvieses en tu casa, es el trato justo cuando tú has sido mi hogar.

sábado, 25 de julio de 2015

Carta de despedida en Do sostenido

Como cuando pones un punto después de un texto, como cuando te bebes la última gota de un vaso de whisky, como cuando terminas un libro y lo cierras o como cuando marchita una rosa y decides tirarla; como todos esos momentos, a nosotros nos llegó el nuestro.
Más bien a mí, porque tú lo acabaste hace un tiempo, era yo la que seguía con la vela encendida esperando que vinieses a protegerla conmigo. Pero como todos esos momentos, todo tiene un final, y es hora de que yo escriba el nuestro. 
Para mí nada muere hasta que no escribo que está muerto, y definitivamente esta carta no esconde otra cosa que un amargo final, que podría haberse alargado o podría haber acabado de alguna forma mejor, pero no, por la fuerza del destino, por casualidades de la vida o simplemente por elección tuya, esto acaba con un sabor amargo en los labios y una acidez en el estómago que acabó matando a las mariposas que tú mismo habías puesto ahí dentro.
Como todo lo que acaba, aquí llega nuestro final, no sé si deseado por eso de acabar el letargo o el sufrimiento de la esperanza sin motivos pero supongo que será lo mejor para los dos. Odio esa maldita expresión, odio que alguien te deje y te diga: es lo mejor para los dos, como si para ti lo mejor no fuese estar toda la vida en su regazo. Simplemente di que es lo mejor para ti, pero no intentes tirar el cuchillo al suelo después de habérmelo clavado. Simplemente no tiene sentido. Como cuando dicen “no es por ti, es por mí”, claro que es por ti, no lo dudo para nada, si por mí fuese no estarías diciendo ninguna frase, tendrías la boca ocupada. Ya sabeis, todos esos cuentos chinos que suceden cuando se acaba el amor. También odio esa expresión, el amor no se acaba si es amor de verdad, el problema es que para que sea amor de verdad tiene que ser recíproco, y si decides ponerle final es que no sentías amor verdadero.
Excusas, excusas y más excusas, maquillar los finales es propio de gente sin principios, pongas el pretexto que pongas el daño vas a hacerlo igual, ¿por qué dramatizarlo tanto?

Pero qué sería la vida sin maquillajes, sin ocultar verdades dolorosas, sin secretos, sin máscaras, la vida sin dramatismo no sería vida porque la vida en sí es un drama, una obra de teatro. Y yo soy el extra de una obra que no quiero hacer. 

lunes, 6 de julio de 2015

Lluvia y granizo

Abro los ojos como quien lleva años sin ver llover y encuentro mi premio, que se esconde entre una sonrisa tímida y una mirada de pena que intenta ganarme y ojalá se quedara en el intento.
Todo vuelve a pasar como un trueno que se repite y no sé si quiero ver llegar la tormenta.
Como si lloviese intento refugiarme y lo más cercano que encuentro y que reconozco como "acogedor" son tus brazos, que son más hogar que aquel en el que vivo.
Aparte escondo los paragüas, que si nos mojamos al menos luego podremos compartir toalla.
Por decimoquinta vez me salvas mirándome fijamente, y es que no conozco nada que me haga sentirme mejor que poder reconocer tu sonrisa.
Y todo se pasa, no oigo la lluvia golpeando el tejado, ni truenos ni relámpagos, solo oigo un tic tac que no marca el tiempo, sino los latidos de un corazón que últimamente necesito mucho más que el mío.

viernes, 3 de julio de 2015

Eclipse temporal

Ayer, hoy, mañana
vengo a contarte que sigo siendo la misma
quizá un poco más liada
quizá hoy me trabe un poco más al hablarte
el propósito no lo tengo claro
el mensaje creo que sí
y es que tengo mucho que ofrecerte
me he dado cuenta de que contigo me sobran las ganas
tengo caricias y miradas
tengo todo lo que me gustaría darte
sin reservas, sin tener que pedirlo al extranjero
lo tengo todo aquí y no me canso de soñar contigo
son caricias, miradas y besos que ya hemos vivido
pero aún así ahora son muy distintos
vienen con más fuerza, con otro sentido
pero no, no hagas ruido
que nadie lo sepa
vamos a escondernos,
vamos a crear un mundo que solo conozcamos nosotros
donde las manecillas del reloj sean tus manos
donde el tiempo solo pase cuando estemos quemando las sábanas
te invito a atreverte y contéstame qué es lo que buscas
porque yo ya te he encontrado

Entre el bien y el mal

Y otra vez dos planos semiperfectos separados por un espejo empiezan una lucha sin precedentes.
Uno dice que no me rinda, que siga así, que todo mejorará y que el tiempo tiene la llave para la puerta que no consigo abrir.
Otro dice que me deje llevar, que "oye mira qué ojos color almendra y qué piel más blanca", me dice "¿sabes lo que es el paraíso si escoges la manzana prohibida?", me dice que sabe que quiero hacerlo.
Dos planos, dos perspectivas, dos caminos.
Uno con más piedras pero aún así más seguro, otro más liso pero con trampas a los lados.
Mi vida viene resumiéndose en eso, dos caras de una misma moneda, y cómo no, aunque tenga una idea definida de lo que es más prioritario...
siempre seguiré siendo un mar de dudas, una caja llena de "¿y si...?", un baúl que alguien cierra con miedo, la música que solo algunos escuchan al acercar una concha a sus oídos, seguiré siendo las cuerdas rotas de un violín que alguien olvidó por casualidad
Y pensando en estos dos planos que sumergen mi cabeza en un mar de indecisión y algunas olas de resaca y espuma,
dime qué elegirías tú
¿ser querido?
¿o querer?

miércoles, 1 de julio de 2015

Propuesta incoherente

siempre cruzando la carretera sin mirar
apurando hasta el último segundo
jugando sin jugármela
cerrando los ojos en espacios que no conozco
colgándome de cualquier libro que me deje con ganas de más
echándome más ron que coca cola
rompiendo el hielo
dejándome llevar
actuando sin pensar en las consecuencias
siempre al límite de todas las situaciones
siempre sin miedo
pero en cuanto te tengo empiezo a tener cuidado...
tú tú tú y tú
dejaste de ser conmigo
por miedo a dejar de ser tú
y qué metáfora de la vida
que yo solo me siento yo contigo
yo yo yo y yo
que dejé de ser yo
por no ser yo contigo
y me paso la vida siendo
lo que no soy yo
sino lo que queda de ya no ser nada de ti
y digo yo...
si tú puedes ser contigo
y te da miedo ser tú después de mí
a mí que no se me ocurre ser nada sin ti
¿podrías ser tú toda la vida conmigo?

Verano

verano, dos esposas que se rompen, alas que brotan y liberan cadenas, islas que se separan mientras nacen volcanes, aves que vuelan al n...