lunes, 27 de marzo de 2017

Primavera II (Lluvia)

Todo poeta tiene su tormento,
y tú no eres más que rayos,
eres tempestad,
remolinos de viento sacudiendo hojas secas,
eres huracán,
inundas y arrasas todo lo que rozas,
pero nunca se ve desde lejos,
te disfrazas de júbilo,
de bocanada de aire fresco,
pareces césped recién cortado,
agua en la boca de un sediento,
pareces oasis en medio del desierto,
el problema está cuando entras dentro,
el aire fresco resulta ser frío,
las hierbas acaban siendo ortigas,
y el agua es no-potable,

aún así esta vez el delito no es del culpable, si no del que sabiendo lo que hay, vuelve a realizar el viaje

martes, 21 de marzo de 2017

Los poetas

Cuando un poeta te atrapa,
no te encadena,
pero te guarda,
te lleva con él en cada frase,
es capaz de convertir lo más simple,
en algo precioso,
puede transformar una simple mirada,
en una conexión entre dos mundos,
puede llenar una casualidad de paronomasias,
y que sin darte cuenta estés en cada uno de sus versos,
un poeta escribe como si construyese un espejo,
pero convierte tu reflejo,
puede volver delicado hasta el gemido más alto,
aunque también puede hacer lo contrario,
un poeta atormentado puede enfadarse y maldecirte,
puede escribir un texto entero reprochándote,
un poeta tiene dos versiones,
la que vive y la que adorna,
la que está fuera y la que escribe,
no creas conocerle por leer algo de su puño y letra,
un poeta puede tergirversar cualquier realidad,
un solo párrafo puede ayudarle a aclarar su cabeza,
o por el contrario entramarla más,
un poeta no escribe lo que siente,
siente lo que escribe,

Nunca te enamores de un poeta,
sabe muy bien el daño que puede hacer con sus palabras

Mejor enamora a un poeta, y de tu reflejo siempre quedarán atisbos en su prosa.

sábado, 18 de marzo de 2017

Libertad

Libertad, esa palabra que desgastamos, pero que no sabemos usar. 

Llamamos libertad a cosas nimias, a que nos dejen salir hasta que anochece, a que personas externas nos concedan caprichos propios. Pero la verdadera libertad reside en uno mismo, incluso estando encerrado en cuatro paredes. 

La libertad no tiene definición, no tiene barreras, no conoce límites, para mí su significado es la suma de todos los hechos que nos liberan, que nos hacen ser lo que de verdad somos o queremos ser. 

Para mí libertad es dejarme sentir, es no tener miedo (o afrontarlo), para mí la libertad es un concepto abstracto, que va más allá de cualquier infraestructura, o de cualquier decisión, más bien es una suma de todas esas decisiones encadenadas que rompen con la rutina, con lo establecido, o con lo que debemos sentir. 

Mi libertad no depende de nadie, a veces no depende ni de mí misma, si no de mis impulsos. 

Qué difícil concepto, tan maniatado por la sociedad que nos rodea, por la cultura que nos amamanta. 

Para mí la libertad es lo contrario a la ataraxia, osea, no encontrar nunca el equilibrio, ni la estabilidad, o basar la propia estabilidad en una serie de inestabilidades. 

Para mí, ser libre, es hacer lo que me haga feliz, el único límite es el de no dañar a otras personas por el camino. 

Aprendí que la libertad no era volar como un pájaro, si no volar cuando me apetezca, quedarme en el suelo cuando así lo quiera, y saltar si en el momento necesito hacerlo. 

Libertad, vives en mí y solo a ti te rindo cuentas, porque me ayudas a ver quién soy de verdad, y tú me oyes cuando yo te oigo. Qué bonito nombre tienes.

jueves, 16 de marzo de 2017

Primavera I

Cómo brota de mi tallo la energía,
y las hojas cada vez más verdes,
cómo florece todo lo que guardo dentro,
y crezco hacia el sol,
cómo mis pétalos van saliendo uno a uno,
y por fin siento que florezco,
cómo me seco el barro,
y me levanto de la tierra,
cómo renazco de la semilla,
y crezco hacia el cielo,
no dejaré que nadie me corte,
no rozará mi savia manos ajenas,
y mis raíces serán solo mías,
porque he convertido mi vida en primavera,
para poder florecer cuando yo quiera.

jueves, 9 de marzo de 2017

Parte 2

Hasta dónde llega el límite,
de lo que quería y de lo que quiero,
de lo que podría y no debo,
hasta dónde llegan las cenizas,
si hubo mucho fuego,
me pierdo en lugares que ya he estado,
estos brazos ya me suenan,
y esta piel ya la he rozado,
hasta cuánto puede tensarse la cuerda,
si tiramos de los dos extremos,
y qué somos si no podemos desconocernos,
me tiemblan las piernas si me alejo,
pero quedarme aquí no es una opción,
y me estoy ahogando en tus ríos,
tú intentando cruzar de puntillas,
yo empapada hasta las rodillas,
no puedo irme,
no eres una opción,
no te veo más que un pasatiempo,
pero me miras desde la orilla,
y quiero quedarme,
quiero que no me olvides,
¿te acuerdas?