Pasen y vean

lunes, 26 de marzo de 2018

Esclava

Le chillo a mi inconsciencia,
que estoy enfadada,
que no quiero,
que las musas no son lo primero,
que lo primero es escribir o me muero,
pero que no voy a darles la razón,

que tengo derecho a gritarles,
que no les voy a dejar pisarme el corazón,
que lo que siento por la poesía es odio y amor,
pero tampoco voy a tolerar que me mate de dolor,
que tengo derecho a enfadarme,
a gritar que merezco atención,
y a quedarme callada si quiero,
porque también mando yo,

y si la inspiración viene a mi casa,
habrá días que verá la puerta cerrada,
porque a veces muero de rabia,
y me agrieta el temblor,
cuando quiero más a alguien,
de lo que me quiero a mí misma yo.

martes, 13 de marzo de 2018

Eclipse caótico

Hoy se puede decir que he aprendido,
sí, que estoy aprendiendo,
que las paredes de hielo también pueden calentar un corazón dentro,
y lo siento poco a poco,
pero no lo siento lento,

lo que provocas dentro de estas trincheras no conoce adjetivos,
me arañas con cada canción,
me rozas con cada armónico,
leve como el puro viento,
que no arrastra más que el capricho del deseo,
y un cuerpo en verso de rima anárquica
se arrodilla ante tu sonrisa,
tu verde tu blanco tus dientes de marfil.

A veces solo queda el silencio mudo que da las gracias,
por abrazar mi rebeldía,
y rendirte ante mi alma desnuda,
tú que dices que la tengo de artista,
pero quién podría no serlo después de colisionar contigo,

solo queda leerte un poema caótico,
repetir unos versos de cántico,
y abrirte la puerta trasera pidiendo que no hagas mucho ruido,
que los últimos pasaron desapercibidos,
pero que yo quiero que te escuches conmigo.

Domingo

A merced de pensamientos autodestructivos acabamos el día mirando a la pared, deseamos que la noche nos caiga en el hombro que menos peso h...