Pasen y vean

viernes, 5 de enero de 2018

Blanco pálido color cálido

Pegaba la brisa arenosa que el mar siempre pega,
y que en la piel se queda,
yo mientras tanto a la orilla,
contemplaba la escena,
con mi cámara grababa para algún film sobrevalorado que tendria en mente,
y mientras con decoro me adentro en el agua,
para una panorámica del panorama,
veo que hacia mí camina un destello,
vestido de blanco y con cara de premio,
con la piel tan pálida como acostumbra,
a priori le miro y me deslumbra,
a posteriori deseo que me hubiese quemado la vista,
y me saluda con los brazos abiertos no sé si celebrando haberme visto o celebrando que llevaba tanto sin verme,
el corazón me va a mil y de la propia fuerza del latido me empuja hacia él,
cuánto tiempo sin verte espero que te vaya bien,
y a la chica con la que vienes dado de la mano espero que también,
sonriendo precavido que vale por dos,
se vuelve a alejar entre la espuma de la marea,
y en las huellas ya por quedar no se queda,
ni la propia humedad de la arena,
compungida me doy cuenta del momento,
pero también me doy cuenta de que me despierto,
y mil doscientos nueve días después vuelves a despertarme con un dolor en el pecho,
a lo que siempre acostumbras,
a volver sin haber vuelto.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Cortocircuito

No me entienden,
si la superficie fuese cárcel ellos me juzgarían desde su cadena perpetua,
porque todos miran por encima del hombro,
y nadie se agacha a buscar en el fango,
pero no lo entienden,
introspección es medicina cuando no me quedan fuerzas ni para explicarlo,
y en un punto de inflexión decido la vida incomprendida,
donde no tengo que argumentar a nadie mis golpes tácticos,
porque solo me debo a mis quimeras,
no lo entienden pero todo acaba siendo más intuitivo,
no voy donde mi cuerpo no me lo pida,
porque en realidad acabo siendo un ser primitivo,
que endulza de poesía un cuerpo tibio,
que solo se deja llevar por lo instintivo del momento,
pero ellos no lo entienden porque además yo lo escondo,
y nadie entra dentro porque yo no les dejo,
porque ellos no me entienden,
pero yo si que me entiendo.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Despedida

Y nos despedíamos como quien tiene mucho que decirse,
pero no tiempo para quedarse a decirlo,
parecía que teníamos todo el calendario para reprocharnos el pasado,
pero solo teníamos unas horas,
y no queríamos irnos,
todo era tan poco ficticio y tan tangible,
se nos estaba escapando la vida real por los bordes,
y uno frente al otro empezábamos a luchar,
por recitar las palabras perfectas en el momento exacto,
en la última oportunidad,
donde ya todo estaba perdido así que poco quedaría por perder,
con muchos condicionales y verbos en pasado,
y una historia con prólogo pero sin epílogo,
con más versos tristes que felices y aún así un sabor agridulce,
con un poco de miel en los labios y de ofrenda en el alma,
queriendo darte todo lo que sin ti me estaría sobrando,
toda una vida que empecé a comprender cuando te dejé de entender,
y te fuiste pero hoy nos hemos despedido,
cuando me desperté parecía haber sido un sueño,
pero nunca un sueño había sobrepasado tanto la realidad como para levantarme notando el último adiós en el pecho.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Indiferencia

El problema no está en quererlo todo,
está en no cuidar nada,
y siempre acabamos suplicando al silencio,
que necesitamos más tiempo,
solo un poco más,
pero se queda callado,
y luce su mejor indiferencia.

Me fui por la puerta pequeña porque nunca me enseñaste otra,
porque nunca llegué a entrar dentro,
y nunca te importó tampoco,
cada minuto que ignoraste cómo te ofrecía mi vida,
cada minuto fui creando estas alas,
y huí del paraíso que para ti era este infierno,
y ahora quema mucho más,
pero mi corazón se ha vuelto ignifugo.

Desde el primer momento vestiste esa ambición sin límites,
pisándome a tu lado como la hierba verde,
quererte era como tener una deuda constante con un juez y verdugo,
era esperar todos los días a que, en algún momento, ganase la parte buena,
pero siempre parecian espejismos,
hasta que me di cuenta de que lo eran,
y no volviste a pisarme,
ni te dejaré volver a intentarlo.

domingo, 27 de agosto de 2017

Volveremos

Y volveré a quererte como se quiere a alguien que nunca se ha dejado de querer,
porque así se quiere a quien se va sabiendo que va a volver,
con poca esperanza y mucha fé,

así se quiere en el lugar en el que se sabe querer,
donde todo carece de sentido al parecer,
y donde el único punto de partida es en el que te quieres perder,
solo por poder volverle a ver,

no puedo gritarme que no te quiero si ya se que volveré a caer,
ayer te quise, hoy te niego y mañana te querré otra vez,

no sé cuánto ni si lo negaré,
pero te querré como si no te hubiese querido nunca
y a la vez como si nunca te hubiese dejado de querer.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Condicionales

Me gustaría besarte a la sombra de las palmeras,
a la orilla de las mareas,
con la sal en los labios,

me gustaría cuidarte,
proteger cada rincón del caos que tienes por vida,
soplar cada mota de polvo que te empañe la vista,
y que nunca tuvieses que cerrar los ojos por miedo

me gustaría sujetarte en cada precipicio,
ayudarte a levantarte después de cada piedra,
caminar contigo y saltar detrás,

me gustaría escuchar cada historia que te ha marcado,
verte el alma en carne viva,
a corazón abierto,
sintiendo todo a flor de piel sin pensar en el mañana,

pero sobre todo me gustaría que te quedaras,
con mis taras,
con mis días malos,
con mi forma de ver las cosas,
que no me juzgues nunca,
que confies en mí,
que me quieras libre y que te quieras de la misma manera,

me gustas tú como eres,
y seguir gustándome yo como soy,
y que por el camino nos siga gustando
todo lo demás que somos juntos

miércoles, 26 de julio de 2017

Ojalá lo entendieras,
que no es por gusto que es por supervivencia,
que no es que no te quiera es que necesito no hacerlo,
que ojalá fuese tan fácil ser tú,
un ser frío y sin trasfondo,
un ser efímero y sin miedo,
alguien que llega destruye y se va,
creo que en algún momento todos lo hemos sido,
algunos intentamos dejar de serlo,
otros como tú pretendéis volver a las ruinas,
donde unas piedras intentan reconstruir todo un mundo interior,
devastado por la esperanza de que su propio enemigo pudiese salvarle,
y por eso te di tantas oportunidades,
porque lo que guardo dentro me decía que necesitaba lo que tú le dabas fuera,
y aún sabiendo que serías mi destrucción, siempre te volvía a dejar entrar,
hasta que pude tenerme en pie y por fin hice caso a quienes lo veían desde fuera,
ellos que lo veían todo tal y como era y que veían cómo se caían los muros,
ahora que he conseguido desterrarte de mi mundo interior,
entiende que no puedo volver a dejarte entrar,
no me lo pongas tan difícil.

Blanco pálido color cálido

Pegaba la brisa arenosa que el mar siempre pega, y que en la piel se queda, yo mientras tanto a la orilla, contemplaba la escena, con mi...