jueves, 4 de mayo de 2017

Irrefrenable

Pregúntate más y cállate menos,
pregúntale a tus sentimientos más primitivos,
a los movimientos inconscientes,
a las cosas que haces sin pensar,
a lo primero que te sale en cada momento,
párate y escúchate,
olvida todo lo que te rodea,
todo lo que te frena,
todo lo que te impide ser lo que eres en lo más profundo de tu subconsciente,
déjate llevar y déjame llevarte,
activa todo lo que tienes en standby,
nunca frenes,
no tengas lo que quieres y lo dejes volar por no haberte oído a ti mismo,
no vivas en un mundo paralelo sabiendo que tu felicidad existe en otro que no te has parado a crear,
no te mientas,
no me mientas.

sábado, 29 de abril de 2017

Medias tintas

Tan gélidos, ardientes, neutros,
tan indivisibles, unidos, separados,

tan tú y tan yo,
tan nosotros y no otros,

tanta petición, tantos reproches,
tanto llanto, tantos cortes,

tantas ganas, tanto deseo,
tanto caos, tanto ajetreo,

hoy te quiero con intención,
mañana se queda en intento la acción,

hoy te beso en cinco camas,
mañana te destapo y te desvisto ya sin ganas,

y cada día una aventura,
qué bien suena qué locura,

pero cada día que no me quieres,
pierdo un poco de cordura,

si me quieres a medias no me quieras,
me quedo mejor con las malas maneras,

que al menos vayan de frente y no se vistan traicioneras,
que si la verdad no me brindas,
te puedes ir con cualquiera.

miércoles, 19 de abril de 2017

Intermitentes

Un par de años, de idas y venidas. Unas conversaciones inocentes, una tarde sin querer mirar el reloj, y el comienzo de algo intenso. Unos meses, un espacio en blanco, y otro vaivén. Vuelta a la nada. Y otra vuelta de tuerca que nos posiciona justo aquí. Quizá después de unos meses de movimientos tácticos, nos toca otra vez desaparecer. Es algo a lo que no acabo de acostumbrarme, y que siempre me pilla por sorpresa, pero así somos. No pedimos mucho, solo desorden y no tenerlo nada claro. Esas son las únicas bases que se repiten en cada párrafo que volvemos a tropezarnos juntos. No es la primera vez que te despido, y ojalá no sea la última. Lo admito, por mí puedes volver cuando quieras. Te abriría la puerta aunque fuesen las 4 de la mañana y estuviera disfrutando del mejor silencio que conozco. Porque admito que aunque sea para reprocharnos, todas tus conjunciones suenan mejor que mis silencios. Me he acostumbrado a que seas mi quebradero de cabeza y te prefiero por encima de cualquier calma que pueda venir. A veces te haces a la idea de que alguien te esté pellizcando y se te erice la piel. De verdad que no te miento, nunca he hablado tan en serio como cuando digo que tu sabor agridulce se ha convertido en lo mejor de mi paladar. Siento que cuando tú estás, la vida me pone a prueba, me está dando guerra y tregua, eres la invasión y la evasión. Por eso siempre vuelvo, por eso nunca quiero despedirme, porque en nuestro tira y afloja he encontrado mi zona de confort. Y porque si quieres quedarte necesito que lo grites, porque ya solo me oigo a mí, y a punto de callarme prefiero tu eco.

lunes, 27 de marzo de 2017

Primavera II (Lluvia)

Todo poeta tiene su tormento,
y tú no eres más que rayos,
eres tempestad,
remolinos de viento sacudiendo hojas secas,
eres huracán,
inundas y arrasas todo lo que rozas,
pero nunca se ve desde lejos,
te disfrazas de júbilo,
de bocanada de aire fresco,
pareces césped recién cortado,
agua en la boca de un sediento,
pareces oasis en medio del desierto,
el problema está cuando entras dentro,
el aire fresco resulta ser frío,
las hierbas acaban siendo ortigas,
y el agua es no-potable,

aún así esta vez el delito no es del culpable, si no del que sabiendo lo que hay, vuelve a realizar el viaje

martes, 21 de marzo de 2017

Los poetas

Cuando un poeta te atrapa,
no te encadena,
pero te guarda,
te lleva con él en cada frase,
es capaz de convertir lo más simple,
en algo precioso,
puede transformar una simple mirada,
en una conexión entre dos mundos,
puede llenar una casualidad de paronomasias,
y que sin darte cuenta estés en cada uno de sus versos,
un poeta escribe como si construyese un espejo,
pero convierte tu reflejo,
puede volver delicado hasta el gemido más alto,
aunque también puede hacer lo contrario,
un poeta atormentado puede enfadarse y maldecirte,
puede escribir un texto entero reprochándote,
un poeta tiene dos versiones,
la que vive y la que adorna,
la que está fuera y la que escribe,
no creas conocerle por leer algo de su puño y letra,
un poeta puede tergirversar cualquier realidad,
un solo párrafo puede ayudarle a aclarar su cabeza,
o por el contrario entramarla más,
un poeta no escribe lo que siente,
siente lo que escribe,

Nunca te enamores de un poeta,
sabe muy bien el daño que puede hacer con sus palabras

Mejor enamora a un poeta, y de tu reflejo siempre quedarán atisbos en su prosa.

sábado, 18 de marzo de 2017

Libertad

Libertad, esa palabra que desgastamos, pero que no sabemos usar. 

Llamamos libertad a cosas nimias, a que nos dejen salir hasta que anochece, a que personas externas nos concedan caprichos propios. Pero la verdadera libertad reside en uno mismo, incluso estando encerrado en cuatro paredes. 

La libertad no tiene definición, no tiene barreras, no conoce límites, para mí su significado es la suma de todos los hechos que nos liberan, que nos hacen ser lo que de verdad somos o queremos ser. 

Para mí libertad es dejarme sentir, es no tener miedo (o afrontarlo), para mí la libertad es un concepto abstracto, que va más allá de cualquier infraestructura, o de cualquier decisión, más bien es una suma de todas esas decisiones encadenadas que rompen con la rutina, con lo establecido, o con lo que debemos sentir. 

Mi libertad no depende de nadie, a veces no depende ni de mí misma, si no de mis impulsos. 

Qué difícil concepto, tan maniatado por la sociedad que nos rodea, por la cultura que nos amamanta. 

Para mí la libertad es lo contrario a la ataraxia, osea, no encontrar nunca el equilibrio, ni la estabilidad, o basar la propia estabilidad en una serie de inestabilidades. 

Para mí, ser libre, es hacer lo que me haga feliz, el único límite es el de no dañar a otras personas por el camino. 

Aprendí que la libertad no era volar como un pájaro, si no volar cuando me apetezca, quedarme en el suelo cuando así lo quiera, y saltar si en el momento necesito hacerlo. 

Libertad, vives en mí y solo a ti te rindo cuentas, porque me ayudas a ver quién soy de verdad, y tú me oyes cuando yo te oigo. Qué bonito nombre tienes.

jueves, 16 de marzo de 2017

Primavera I

Cómo brota de mi tallo la energía,
y las hojas cada vez más verdes,
cómo florece todo lo que guardo dentro,
y crezco hacia el sol,
cómo mis pétalos van saliendo uno a uno,
y por fin siento que florezco,
cómo me seco el barro,
y me levanto de la tierra,
cómo renazco de la semilla,
y crezco hacia el cielo,
no dejaré que nadie me corte,
no rozará mi savia manos ajenas,
y mis raíces serán solo mías,
porque he convertido mi vida en primavera,
para poder florecer cuando yo quiera.