Pasen y vean

sábado, 19 de mayo de 2018

Grietas

Frágil y quebradiza me agrieto,
me rompo, me tropiezo,
me resbalo entre los pavimentos,
me desangro,
me quedo sin aliento,

soy cera que se está derritiendo,
una figura escondida en un cajón al fondo de una herrería abandonada,
y los hierros oxidados me atraviesan como si fuera de lino,
me rajan, me parten en dos,

hecha trizas en el suelo pido tregua,
ante un dios sordo e incoloro que no da señales de vida,
de un alma muerta a otra le imploro clemencia,
respirar, coger aire, limpiar mis pulmones,
mientras no me oye le maldigo,
porque si existe me odia,
y si no lo hace no me queda nadie a quien culpar de mi infortunio.

jueves, 26 de abril de 2018

Nómada

Al alba se escapa un suspiro,
y me mece volando hasta el cielo,

corriendo detrás se desespera,
me pregunta que por qué me voy siempre,
la pregunta sería mejor por qué no me quedo,
y ni siquiera así podría resolverla,

viajo a veces sin salir de ningún lugar concreto,
pero si de una vida,
y en mi pasaporte se quedan nombres,
fechas que recuerdo pero que se van borrando,

nómada que nunca lleva maleta,
porque mi vaga memoria olvida más de lo que apunta,
por si acaso intento aprender algo de cada nombre,
para que al menos formen parte de mi aprendizaje,
y no se queden solo en un nombre,

igual llega el día que de tanto aprender me canso,
y consigo ser un todo que no necesite más partes,
probablemente ese día me quede,
o probablemente me vaya para montarlo todo en paz,
y estaré más en paz conmigo misma de lo que nadie lo ha estado nunca,

igual encuentro un huésped en el que sienta esa paz sin tener que alejarme,
igual mi cuerpo un día no me pide irme,
igual esa vez es ahora,
igual esta vez es su nombre.

martes, 3 de abril de 2018

Pasajero

Se sienta a mi lado y empieza a tararear,
una canción que sin saberlo algún día me hará llorar,

yo me siento más cerca y escucho,
sin entorpecer su ruido mudo,
cuando suelta una carcajada y deja de cantar,

desearía atrapar su música en una jaula,
para que saliese por las rejas,
pero siempre conservar un atisbo,
por si algún día se aleja,

llevo horas perdida en su mirada,
y ni siquiera me hace falta enfocar,
él sabe que no le conocía,
pero que andaba queriéndolo encontrar,

solo he venido a escucharle y respetaré sus silencios por igual,
pero le repito mil veces que nunca deje de cantar.

lunes, 26 de marzo de 2018

Esclava

Le chillo a mi inconsciencia,
que estoy enfadada,
que no quiero,
que las musas no son lo primero,
que lo primero es escribir o me muero,
pero que no voy a darles la razón,

que tengo derecho a gritarles,
que no les voy a dejar pisarme el corazón,
que lo que siento por la poesía es odio y amor,
pero tampoco voy a tolerar que me mate de dolor,
que tengo derecho a enfadarme,
a gritar que merezco atención,
y a quedarme callada si quiero,
porque también mando yo,

y si la inspiración viene a mi casa,
habrá días que verá la puerta cerrada,
porque a veces muero de rabia,
y me agrieta el temblor,
cuando quiero más a alguien,
de lo que me quiero a mí misma yo.

martes, 13 de marzo de 2018

Eclipse caótico

Hoy se puede decir que he aprendido,
sí, que estoy aprendiendo,
que las paredes de hielo también pueden calentar un corazón dentro,
y lo siento poco a poco,
pero no lo siento lento,

lo que provocas dentro de estas trincheras no conoce adjetivos,
me arañas con cada canción,
me rozas con cada armónico,
leve como el puro viento,
que no arrastra más que el capricho del deseo,
y un cuerpo en verso de rima anárquica
se arrodilla ante tu sonrisa,
tu verde tu blanco tus dientes de marfil.

A veces solo queda el silencio mudo que da las gracias,
por abrazar mi rebeldía,
y rendirte ante mi alma desnuda,
tú que dices que la tengo de artista,
pero quién podría no serlo después de colisionar contigo,

solo queda leerte un poema caótico,
repetir unos versos de cántico,
y abrirte la puerta trasera pidiendo que no hagas mucho ruido,
que los últimos pasaron desapercibidos,
pero que yo quiero que te escuches conmigo.

viernes, 5 de enero de 2018

Blanco pálido color cálido

Pegaba la brisa arenosa que el mar siempre pega,
y que en la piel se queda,
yo mientras tanto a la orilla,
contemplaba la escena,
con mi cámara grababa para algún film sobrevalorado que tendria en mente,
y mientras con decoro me adentro en el agua,
para una panorámica del panorama,
veo que hacia mí camina un destello,
vestido de blanco y con cara de premio,
con la piel tan pálida como acostumbra,
a priori le miro y me deslumbra,
a posteriori deseo que me hubiese quemado la vista,
y me saluda con los brazos abiertos no sé si celebrando haberme visto o celebrando que llevaba tanto sin verme,
el corazón me va a mil y de la propia fuerza del latido me empuja hacia él,
cuánto tiempo sin verte espero que te vaya bien,
y a la chica con la que vienes dado de la mano espero que también,
sonriendo precavido que vale por dos,
se vuelve a alejar entre la espuma de la marea,
y en las huellas ya por quedar no se queda,
ni la propia humedad de la arena,
compungida me doy cuenta del momento,
pero también me doy cuenta de que me despierto,
y mil doscientos nueve días después vuelves a despertarme con un dolor en el pecho,
a lo que siempre acostumbras,
a volver sin haber vuelto.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Cortocircuito

No me entienden,
si la superficie fuese cárcel ellos me juzgarían desde su cadena perpetua,
porque todos miran por encima del hombro,
y nadie se agacha a buscar en el fango,
pero no lo entienden,
introspección es medicina cuando no me quedan fuerzas ni para explicarlo,
y en un punto de inflexión decido la vida incomprendida,
donde no tengo que argumentar a nadie mis golpes tácticos,
porque solo me debo a mis quimeras,
no lo entienden pero todo acaba siendo más intuitivo,
no voy donde mi cuerpo no me lo pida,
porque en realidad acabo siendo un ser primitivo,
que endulza de poesía un cuerpo tibio,
que solo se deja llevar por lo instintivo del momento,
pero ellos no lo entienden porque además yo lo escondo,
y nadie entra dentro porque yo no les dejo,
porque ellos no me entienden,
pero yo si que me entiendo.

Grietas

Frágil y quebradiza me agrieto, me rompo, me tropiezo, me resbalo entre los pavimentos, me desangro, me quedo sin aliento, soy cera que...