Pasen y vean

viernes, 23 de mayo de 2014

Paralelismos.

#np Para dormir cuando no estés - Supersubmarina.

Eran diferentes, no la típica historia de amor imposible de esas cursis de la tele, no, eran diferentes en algún que otro sentido, pero a resumidas cuentas tenían mucho en común. O eso intentaba ella. Sin embargo, tenían una cosa muy importante que les diferenciaba, aunque ambos hacían como que no, ella aún creía en el amor, aunque le costaba admitirlo aún tenía fé, a él no le hacia falta disimular, no pretendía enamorarse.

A ella le gustaba leer, escribir, pintar, tocar instrumentos, cantar, bailar. No había nada en lo que destacase pero se ofrecía a probarlo todo. Personalidad fuerte, ideales claros y muchas dudas en su cabeza, que entre ideas de locura y depresiones constantes hacían una graciosa mezcla ahí dentro. A primera vista todos eran amables con ella, a todos le caía bien, pero ninguno se atrevía a buscar entre sus demonios. Y claro, quién iba a hacerlo, ni que valiese la pena tampoco. No era una persona sencilla, era alguien difícil, y pocos aceptaron de verdad el reto.

Él simplemente vivía el momento, no se preocupaba por el mañana, no quería pensar en el futuro, no quería sentar la cabeza, y claro, es lo entendible para un joven adolescente, es justo cómo tiene que pensar uno de ellos ¿no? No pensaba en las cosas, ni en la repercusión de ellas, no pensaba en seguir sus pensamientos, ni en dejar decidir al corazón, simplemente vivía, vivía sin destacar en nada tampoco, era alguien sencillo, sus demonios pasaban de él y él pasaba de ellos.

Y entre que él vivía, y ella no sabía vivir, acabaron uno viviendo por el otro y el otro muriendo por el uno.

Quién acabó siendo quién ya os lo contaré cuando lo sepa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cortocircuito

No me entienden, si la superficie fuese cárcel ellos me juzgarían desde su cadena perpetua, porque todos miran por encima del hombro, y n...