Pasen y vean

miércoles, 19 de agosto de 2015

Herida abierta, corazón cerrado

la historia de un dolor profundo,
que comience la (de)función...
prometo que me duele más a mí que a ti,
te juro que el dolor está apoderándose de cada recoveco de mi cuerpo,
que necesita tus manos para volver a tenerse en pie,
por doler me duele el alma cada vez que intenta vivir,
y es que de verdad que me duele como dardos en el centro del corazón,
la herida abierta solo deja salir sangre a borbotones, 
que intento parar escribiendo en un folio todo lo que nunca te dije y poniéndolo a modo de torniquete,
pero ni tapando la herida consigo que deje de sangrar,
algún día será cicatriz, será recuerdo,
pero hoy rozarla es como clavar miles de espinas en la palma de mi mano,
y solo me sale escribir para disimularlo,
pero no me sale bien la jugada y vuelvo a recordar que estoy herida,
quien dice herida dice muerta,
y soportar el dolor se me está haciendo imposible,
las lágrimas que caen y llegan al corte solo hacen que escueza el doble,
si pudiese parar este dolor, haría cualquier cosa,
pero el cuchillo ya está clavado y la herida ya está abierta,
de verdad que si pudiese pararía el sufrimiento,
pero es que intentar separarme de ti solo duele,
prefiero desangrarme ahora 
a vivir clavándome cuchillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Despedida

Y nos despedíamos como quien tiene mucho que decirse, pero no tiempo para quedarse a decirlo, parecía que teníamos todo el calendario para...