Pasen y vean

sábado, 26 de septiembre de 2015

Rotación y gravedad

como el primer día pero siendo 500 días después
identifico una figura entre cientos de cabezas
y me vuelven a temblar las piernas
y me vuelvo a sentir frágil
te reconozco sin tener que mirar dos veces
pero aun así te miro muchas más
era predecible que en este leve mundo uno tan cerca del otro
nuestras órbitas iban a encontrarse a menudo
y es que ojalá pudiese separar mi gravedad de la tuya
y no pisar tal siquiera el mismo suelo
lo más lejos posible para no verte
porque verte son ganas, son deseo
es querer apartar a todo el mundo y besarte sin medida
sin límites
solo quiero besarte y lo que surja
porque en nuestros eclipses nunca surge nada bueno
y eso es lo que me engancha
ojalá una vez más de aquellas que tú y yo sabemos
de esas de desaparecer y dejarnos llevar por los instintos que nos hacen humanos
solo ser humanos una noche más
y luego volver a la fragilidad de un mundo en el que por mucho que nos crucemos nunca trazaremos ningún plano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Indiferencia

El problema no está en quererlo todo, está en no cuidar nada, y siempre acabamos suplicando al silencio, que necesitamos más tiempo, sol...