viernes, 27 de noviembre de 2015

Mecanismo de tortura

una cuerda atada en el cuello aprieta,
en un extremo es agarrada por mis miedos,
en el otro por mis ganas de perderlos,
al festín de crueldad se unen todas esas metas que me propongo y no consigo,
y mientras dos clavos aprisionan mis manos,
uno dice llamarse amor,
y el de la mano izquierda se llama odio,
ambos aprietan y a ratos no los siento,
en las rodillas dos mordazas con palabras grabadas,
en una se leen las palabras que dije y me arrepentí de haberlas dicho,
en la otra las palabras que nunca digo y me arrepiento de tener que cargar con ellas a mi espalda,
y mientras todo mi cuerpo sufre heridas y punzadas,
empiezo a notar las quemaduras de primer grado,
alguien rocía mi cuerpo con un bote en el que pone "destino"
y en la cerilla que prende el incendio consigo leer...
"vida"

No hay comentarios:

Publicar un comentario