jueves, 3 de diciembre de 2015

Texto sobre la depresión, experiencia y ayuda

Antes de nada quiero dejar claro que esta entrada no es poética, no tiene nada que ver con todas las anteriores, y tiene el fin de poder ayudar a personas con depresión, autoestima baja o problemas similares. Pretendo contar mi experiencia, como lo pasé y cómo lo supero cada día, con el único fin de poder ayudar a alguien que lo necesite. Gracias.

Yo tenía 15 años, cuando todo empezó a derrumbarse en mi vida. Sin saberlo ni poder controlarlo estaba metida en una relación tóxica, muy dañina, por la que perdí 8 kilos en dos meses y por la que lloré, sufrí y me arrastré un año entero, 368 días exactos. Mientras yo estaba dentro de esa relación, a mi sobrino pequeño de 4 años (que es como un hermano para mí) le diagnosticaron leucemia (un cáncer en la sangre). Fueron pasando los meses y conseguí salir de la relación aunque me dejó muy tocada, perdí muchos amigos y perdí algo muy importante, el amor propio. Mi sobrino fue mejorando poco a poco aunque con baches, hasta que en agosto de 2014 mi padre ingresó en el hospital con cáncer de pulmón y justo un mes después murió. Días después de que esto pasase, la persona de la que estaba enamorada me utilizó para una noche y después desapareció. Toda esta serie de sucesos dejaron a una chica de 16 años agotada, teniendo que cargar con mucho peso para tan poca edad. Pero exploté, y eso se vio reflejado en una profunda depresión, no comía, solo quería estar tumbada todo el día, y tenía problemas de salud continuos, me callé todo y me apoyé solo en la escritura. Fueron pasando los meses y yo veía todo negro, creia que no iba a salir de ese agujero que cada vez se hacia más grande y me parecía que las malas rachas se repetían demasiado y todas a la vez. Hasta que un día decidí salir. Sí, no puedes salir de una depresión hasta que no dices: hasta aquí. Pueden pasar miles de cosas a tu favor pero hasta que tú no decides que la vida vale la pena, no consigues vivirla. Poco a poco fui apoyándome en lo que tenía, por poco o mucho que fuese, me apoyé en mi madre, en mis hermanos, en ver mejorar a mi sobrino, en mis amigos, me centré en salir todo lo posible, nunca quedarme a pensar mis problemas en casa. Lo mejor sin duda era despejarse, incluso salir sola a dar una vuelta y respirar aire, o cantar, bailar, escribir. Me apunté a actividades extraescolares, e intenté no pensar nunca más en algo que no fuese vivir. Sí, sé que no es fácil, pero siempre absolutamente siempre hay un motivo para salir adelante, por el ejemplo el simple hecho de que estás viva, de que eres joven y tienes tiempo de que todo vaya a mejor. Solo cuando tocas el fondo sabes que tienes que salir, porque claro que puedes llorar, todo el mundo puede necesitar un tiempo para elles mismes, pero siempre hay que recordar que la vida es algo muy valioso, y que nuestra perspectiva hace mucho trabajo. Hay mucha diferencia en el simple hecho de despertarse negativa o despertarse respirando hondo y diciendo "hoy es un nuevo día". Porque tenemos que valorarnos, querernos, porque somos capaces de salir del agujero, todes lo somos. Siempre que necesites recordarlo apoyate en gente cercana o incluso gente de redes sociales o que sientas confianza. Siempre va a haber alguien. Siempre se puede salir.

1 comentario:

  1. Me has arrancado una lágrima y sentí propia gran parte de tu historia!!! 😊 Sigue así, hay una vida maravillosa que vivir y disfrutar...

    ResponderEliminar