Pasen y vean

domingo, 10 de enero de 2016

Nocturnidad y alevosía

Siempre me dijeron: ¿si pudieses cambiar algo lo harías?
y yo, inocente de mí, siempre dije que no
que todo lo que pasaba era porque tenía que pasar
que todo lo hecho tenía su eco en el mañana
pero ahora es todo muy distinto
ahora puedo distinguir y distingo
lo que hice bien y de lo que me arrepiento
tras pensarlo muchas veces he llegado a la conclusión
ahora sé mi virtud y mi defecto
pero puedo admitir que contigo lo hice todo mal
y es irónico
porque nunca me sentí más yo que cuando tú eras parte de mí
entre mensajes y llamadas con nocturnidad y alevosía
entre cartas, regalos y un poco de poesía
cometí un error que se clavó en mí cual espina
y ahora tengo miedo de que marchite aquella rosa
porque diría mil veces que me arrepiento
pero el miedo a que no vuelvas a quererme como antes me corta el aliento
quizá necesitaba esto para darme cuenta
y sí, fui déspota, egoísta, idiota
pero todos los días me martirizo por ello
porque a dia de hoy sigues siendo la única persona que no soportaría perder
y es que dentro de ti siempre estuve yo y quiero que lo recuerdes
quiero que si te marchas contigo me lleves
quiero que si emprendes tu camino hacia el futuro no te olvides de que yo estaré ahí para apoyarte
quiero no perderte quiero volver hacia atrás
quiero que sepas que todos podemos equivocarnos porque somos humanos
y es que el único momento en el que no me siento humana es cuando soy tu musa
y ojalá todo vuelva a ser como era
hasta entonces quiero que sepas
que nadie podrá reemplazar dentro de mí algo que lleva tu nombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Despedida

Y nos despedíamos como quien tiene mucho que decirse, pero no tiempo para quedarse a decirlo, parecía que teníamos todo el calendario para...