Pasen y vean

jueves, 11 de febrero de 2016

Perdiendo el norte

y después de tantas mareas
de tantos barcos encallados
de quererte a viva voz

tras haberse hundido el barco
y con él mis esperanzas
tras haber echado el ancla
dime quién fue si no yo

después de tanto esfuerzo
de navegar contracorriente
tras haber pasado tanto
esperando que el mar se asiente

no será porque no me esforcé
me dejé en aquel viaje toda mi vida
y ahora que me duele hasta la piel
no digas que no te quise no lo digas

y si la luna controla las mareas
qué no habrá controlado aquella luna
que nos vio ser luz
cuando todo estaba a oscuras

no necesitamos diario de abordo
si con nuestras manos escribimos baladas
no quedaron escritas
pero las llevamos guardadas

al menos fue una experiencia
me consuelo todos los días
si no te hubiese vivido
hoy sé que me arrepentiría

aunque no hicimos nada puedo decir que fuimos presos
no encontramos ningún tesoro
¿pero quién quería oro pudiendo tener tus besos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Indiferencia

El problema no está en quererlo todo, está en no cuidar nada, y siempre acabamos suplicando al silencio, que necesitamos más tiempo, sol...